La Casatta

La Casatta

L

A CASATTA: Corría Marzo de 2003. Dos amigos con algún pasado musical, lleno de puertas cerradas, encuentran en una viola zurda las melodías que tanto buscaban. Aunque tenían mas garra que consenso, parecían una banda de rock. Ya los amigos no eran dos, sino tres, y las ganas crecían; Ganas de hacer música, de tocar hasta que los dedos y los oídos de esos invitados callados sangren... Paso un corto tiempo y los amigos entendieron que con ganas solamente, no se logra todo. Que por mas perfectas que sean esas Bases y Melodías, deben haber palabras que completen el sentimiento que expresan los acordes... La búsqueda se iniciaba de nuevo. Alguna que otra desilusión, como siempre. Pero todo llega, aunque no parezca. El día menos pensado, encontraron esa voz... De yapa, la voz manejaba las seis cuerdas. Bastó enchufarse para que los cuatro se encuentren , y sin decir palabra alguna, se entiendan. Intercambiando ideas, mientras se consolidaba el cuarto compañero, creyeron erróneamente que un quinto, sería el integrante faltante. Pasaron los ensayos, y esta unión de amigos tenia lo necesario para llamarse Banda. Pero ¿Que banda puede denominarse como tal sin tener nombre?... Ninguna. Fue así que, por motivos no del todo claros (solo se sabe de una ronda de cervezas previa al hallazgo) los amigos encontraron su identidad; La Casatta... No sabían cómo ni por qué pero estaban predestinados a llamarse así. Y no hubo objeciones, solo felicidad. Cinco vagones y un solo nombre. Pero... siempre hay peros. El tren no podía salir de la estación. El último vagón estaba anclado a su pubertad tardía y no tenia intenciones de arrancar, privando a los demás de probar las vías... No hubo remedio. Quedó en el camino junto con sus armónicas ilusiones de fama en los boliches bailables. Libres, andando como uno solo, los cuatro, sintiéndose legítimos dueños de su nombre, hicieron que La Casatta de todo lo que tenga para dar. La Casatta no pertenece a nadie, sino que nosotros pertenecemos a ella. Va mas allá de la unión de personas, es mas que juntarse a ver lo que sale. La Casatta es agarrar los instrumentos y olvidarse de los problemas. Es dejar todo por hacer lo que sentimos. Es armonía, es amistad, es anticipar lo que va a tocar el otro sin que mueva sus manos. La Casatta es Rock de Variette, y si Roberto te deja, estas invitado a vivirla con nosotros...

prensa@lacasatta.com.ar