Gilberto Santa Rosa

Gilberto Santa Rosa

G

ilberto Santa Rosa Cortés nació en Santurce, Puerto Rico, el 21 de agosto de 1962. Es conocido como “El caballero de la salsa” por ser cantante de este género tropical, como también de baladas románticas. 
Su relación con la música comenzó a sus 12 años, cuando formó una agrupación de aficionados dando sus primeros pasos en el género de la música tropical. Dos años más tarde recibió del maestro Mario Ortiz la primera oportunidad para grabar profesionalmente. De lleno en el ambiente musical se integró profesionalmente a la orquesta La Grande durante 2 años. Allí conoció al maestro Elías López, quien lo ayudó a pulirse como intérprete y junto a quien incursionó como corista en grabaciones de otros exponentes del género afroantillano.
En 1980 le surge una importante oportunidad al participar en la grabación “Homenaje a Eddie Palmieri” con la Puerto Rico All Star. Así se integra a la conocida orquesta de Tommy Olivencia, con quien realizó varias grabaciones hasta ingresar a la banda de Willie Rosario, donde grabó seis discos adicionales.
A sus 24 años debutó como solista y director de orquesta con el apoyo de la compañía Combo Records del maestro Rafael Ithier y el productor Ralph Cartagena. Grabando 4 LP, Gilberto se reafirmó como uno de las promesas más importantes de la salsa de fin de siglo. Éstos son: “Good vibrations” en 1986; “Keeping cool!” en 1987; “De amor y salsa” y “Salsa... En movimiento” en 1988.
En 1990, hace su debut teatral en la obra "La pareja dispareja" junto a Rafo Muñiz y Luis Vigoreaux, hijo. Además, debuta en el Centro de Bellas Artes en un concierto junto al nicaragüense Luis Enrique, en el cual confirmó su enorme arraigo y su don para el soneo. Ese año pasó a formar parte de la familia discográfica CBS, (hoy Sony Music) grabando “Punto de vista”, el cual recibió Disco de Oro y Platino. Luego le siguieron “Perspectiva” (1991), “A dos tiempos de un tiempo” (homenaje a Tito Rodríguez en 1992), “Nace aquí” (1993), “De cara al viento” (1994) y  “En vivo desde el Carnegie Hall (En Nueva York, 1995); en este año su música y su estilo inconfundible lo llevaron hasta Japón, país que visitó como embajador musical de Puerto Rico y en el que logró romper las barreras idiomáticas, al interpretarles “De cara al viento” en japonés. Por último editó “Esencia” (1996), “De corazón” (1997), “Salsa sinfónica - En vivo Teatro Teresa Carreño Caracas” (grabado en febrero de 1998) y “Expresión” (1999), con el cual logró llegar al mercado centroamericano profundamente. Para promocionar este material, Gilberto viaja por primera vez a Buenos Aires. Ese año en Colombia fue parte del espectáculo “Los grandes soneros”, donde compartió escenario con los cantantes Elvis Crespo y Víctor Manuelle. 
El nuevo milenio llega con nuevo álbum: “Perdóname… Éxitos”. Al año siguiente salieron “Romántico” e “Intenso”.
En el año 2002 se editó “Viceversa”. El disco contó con la colaboración de los compositores Kike Santander, Polo Montañez, los cantantes boricuas Domingo Quiñones y Víctor Manuelle y además una nueva versión del tema “Sacúdeme”, del recordado sonero puertorriqueño Ismael Rivera. El primer sencillo fue la balada “Por más que intento”, compuesta por el colombiano Kike Santander.
En febrero de 2003 Gilberto cosechó aplausos unánimes de la prensa especializada por la presentación del concierto “Viva Rodríguez” en tributo al desaparecido Tito Rodríguez. En la producción, que subió a escena en la Sala de Conciertos Felipe Rodríguez del centro de Bellas Artes de Caguas, Santa Rosa interpretó la música que hizo popular el inmortal Tito utilizando los arreglos originales del cantante. Este año salió a la venta “Sólo bolero”. Dos de sus interpretaciones incluidas en la grabación, “Mentiras” y “Un amor para la historia”, fueron escogidas como temas de la producción mexicana de la telenovela “Mirada de mujer: El regreso”. Ante ello, Gilberto cobró fuerza respetable en las ondas radiales de los países de la cuenca del Caribe, así como en las emisoras hispanas de los Estados Unidos. Simultáneamente, el sonero puertorriqueño formó parte del homenaje que la Orquesta Estrellas de la Fania le rindió a Don Tite Curet Alonso y a la Guarachera de Cuba, Celia Cruz, en el Madison Square Garden de Nueva York. En el reconocimiento póstumo, celebrado en la 28° edición de Salsa Fest, el cantante fue aclamado junto a los veteranos Johnny Pacheco, Néstor Sánchez, Cheo Feliciano, Oscar D´León, Bobby Cruz, Richie Ray y Víctor Manuelle.
Luego de rendirle honor a las mencionadas figuras, el cantante se enfrentó a uno de los retos más importantes de su carrera artística: interpretar el rol de Pedro Navaja en el famoso musical “La verdadera historia de Pedro Navaja”. La obra subió a escena en noviembre de 2003 y contó con un elenco integrado por reconocidas figuras de la música popular como Yolandita Monge, Giselle, Michael Stuart y Elvis Crespo, entre otros.
A inicios de 2004 el cantante ofreció un inolvidable recital en el Centro de Bellas Artes de San Juan. Bajo el título de “Tiempo de amar”, Santa Rosa deleitó a su público con el repertorio de su más reciente grabación “Sólo bolero”. El éxito de este concierto lo llevó a abrir nuevas funciones para complacer la demanda del público que quería aplaudirlo.
Fiel a su compromiso de evolucionar continuamente en los escenarios, Gilberto se unió a Rubén Blades para presentar un concierto masivo en Puerto Rico. Ese año salió “Auténtico” y lo siguieron “Dos soneros, una historia” en 2005, “Directo al corazón” en 2006, “Contraste” en 2007 y “Contraste en salsa” y “Una navidad con Gilberto” en 2008.
Ya en 2009, el músico presentó ante su público los discos “El Caballero de la salsa historia tropical” y “Lo mejor de Gilberto en las navidades”. 
En 2010 salió al mercado “Irrepetible”. 
Durante 2012 dos nuevas placas discográficas ven la luz: “Gilberto Santa Rosa” y “Canciones de amor”.
En abril de 2013 contrae matrimonio con la actriz y modelo dominicana Alexandra Malagón.