Audiopark

Audiopark

A

udiopark nació en 2009, desde el corazón y el ansia de Antonio Migliore, quien ya traía mucho camino recorrido en otras bandas y proyectos. Después de un tiempo fuera de la música, la voz interior fue más fuerte y empezó a trabajar en el regreso y a componer las nuevas canciones que irían dando forma al sonido que llegaría un poco más tarde. Conoció a Serafín Martín y Herrera, quien se convirtió en el primer guitarrista de Audiopark y con quien compartió muchos meses de trabajo en su estudio casero. Ya con el nuevo material, se encontraron con quien se convirtió en el tercer integrante de la banda: Gaspar Benegas (Indio Solari), quien escuchó las primeras canciones y se sumó al proyecto como arreglador y luego como guitarrista estable. El aporte de Gaspar fue vital y comenzó una nueva etapa en la que Antonio componía las canciones, Serafín hacía arreglos para las guitarras y Gaspar daba el toque final.

A mediados de 2012, Antonio comenzó a buscar al productor que redondeara el sonido que buscaba. Las influencias eran claras: Muse, Coldplay, Jack White, Kasabian, Black Keys. Sonido inglés con furia argentina. La búsqueda entre productores argentinos y foráneos lo llevó hasta Guido Nisenson, prócer del rock argentino, miembro fundador de Las Pelotas, y productor o ingeniero de Spinetta, Calamaro, Bunbury, Pericos, Illya Kuryaki, y otros. Guido recién había llegado de España. Hubo una primera reunión, un primer café, y así comenzó la relación. Obsesivos y apasionados los dos, durante 2012 Guido y Antonio trabajaron juntos por meses, en la revisión y pre-producción de las canciones. Con el material listo, se sumó Cirilo Fernández al bajo -y piano!- y Ramiro López Naguil a la batería. Audiopark estaba casi completo y con ese equipo más Antonio en voz, teclados y programación, entraron al estudio para darle vida a “De la nada”, su disco debut. En mayo de 2013 tocaron en Niceto Club como invitados de Gran Martell. El lugar al que tantas bandas sueñan pisar, fue el que vio el debut de Audiopark. Un gran augurio para lo que vendrá. Luego se sumó al grupo Nicolás Sorín en teclados y coros. Con él se completa el sonido filoso, moderno, rockero y ahora también electrónico de Audiopark.